Diario de un huésped. Acción telecompartida OPO, MAD, NY. Telepresencia y telecontrol vía twitter

INSTALACIÓN Y PERFORMANCE VÍA TELEPRESENCIA
Creado por INTACT Project

 

HOST’S DIARY: http://www.intact01.net/host_diary/index.php

diario

 

CONTEXTO: Refest. Festival anual de innovación, organizado por Culturehub, en la ciudad de Nueva York.

EXPOSICIÓN: La MaMa Galleria (Galería de arte Nueva York)

DESARROLLO DE LA OBRA EN EUROPA:

- Una vivienda particular de Madrid ubicada en la calle Velázquez (España).

- Una habitación dentro del Teatro Mala Voadora (Oporto, Portugal)

Fecha 21, 22 y 23 de Noviembre 2014.

Hora de Inicio: 01.00 (Madrid) / 19.00 (La Mama Gallery, NY) / 00.00 (Teatro Mala Voadora, Oporto)

Artistas:

Con la colaboración de:

Maku López, Ricardo Sanz y Natalia Rodriguez

Agradecimientos especiales a Concepción Abánades

INTRODUCCIÓN

DIARIO DE UN HUÉSPED (Host’s Diary)

Este proyecto de telepresencia artística recrea la problemática del huésped. “Huésped” es una palabra ambigua en castellano, porque también era ambigua en su origen latino “hospes”, usada para referirse tanto a quien hospeda como a quien es hospedado (por ello hemos elegido el término inglés “host”, que procede visiblemente de la misma palabra latina). En castellano, la ambigüedad permanece vigente, ya que, en

general, usamos “huésped” para referirnos a quien se hospeda, al invitado, pero aún lo usamos en sentido contrario cuando hablamos, por ejemplo, del huésped de un parásito (aquí el “huésped” es quien hospeda). El acto de hospedar-y-hospedarse siempre implica, pues, dos lados: el huésped y el huésped, el que está en su casa y el que viene de fuera.

Pero la ambigüedad no termina ahí. Si rastreamos la etimología de ese término latino “hospes”, llegamos a la raíz indoeuropea “ghos-”, que se relaciona con la idea general de “extranjero”, de “extraño”. De ahí que “ghos-” diera lugar a “hospes”, así como a “hostal”, “hospital” y “hospitalidad”, pero también a “hostil” u “hostilidad”… El “extranjero” siempre ha tenido, claro, ese carácter ambiguo, capaz de moverse entre los polos de la hospitalidad y la hostilidad, capaz de ayudarnos y enseñarnos grandes cosas, pero también capaz de trastocarnos o, incluso, de invadirnos…

Esto, efectivamente, nos permite pensar el concepto de “huésped” dentro de una problemática más general, que es la del fenómeno de lo “exótico”, esto es, el contacto entre agentes extraños entre sí. La problemática del huésped se da, precisamente, en la incertidumbre que provoca esa ambigüedad a que nos abre el fenómeno de lo exótico. Una vez que abrimos nuestra casa al visitante, puede pasar cualquier cosa.

Descripción de la obra

En “Diario de un Huésped” se usan sistemas de telepresencia y control telemático para producir la ficción de un espacio cotidiano abierto a la llegada de otros. En particular, la obra plantea la cuestión a través de los “permisos” que median en toda relación de hospedaje: ¿a qué tiene permiso el invitado?

Host_Diary-map-sin-creditos

MADRID, INTACT-House

La obra consiste en 48 horas de acción permanente. Se ha intervenido tecnológicamente un apartamento de Madrid (España) para que las luces y ciertos electrodomésticos puedan ser encendidos o apagados por cualquier usuario de Twitter, simplemente enviando unos “hashtags”. Los habitantes de este hogar (Sara Malinarich, Manuel Terán, Jorge Ruiz y Whoun) tendrán que convivir esas 48 horas con la impredecible intervención de agentes extraños, que tanto pueden facilitar las cosas como complicarlas.

Así, nuestra hospitalidad consiste en conceder ciertos permisos a personas ajenas a nuestro apartamento, de modo que puedan intervenir en nuestras dinámicas. Nuestros horarios y nuestras acciones dependerán de esa intervención imprevisible. Nuestra “cotidianidad” tendrá que amoldarse a las dinámicas provocadas por nuestros huéspedes.

Además de eso, la obra incluye la colaboración de otros dos espacios, uno en Oporto (Portugal) y otro en New York (EEUU).

 

OPORTO, Teatro Mala Voadora

El espacio de Oporto corresponde con una habitación del Teatro Mala Voadora. En nuestra ficción, este espacio pertenece a nuestro “compañero de piso”, el artista Daniel Pinheiro. Una pared de nuestro apartamento de Madrid tiene una proyección a tamaño real del espacio de Oporto, como si se tratara de una habitación contigua. Esta pared está pegada a la cocina, de modo que, por medio de vídeo-conferencia, podemos desayunar, comer o cenar juntos. Además, uno de los sofás de nuesttro salón es del compañero de piso: él tiene un sofá en Oporto que, al sentarse, su imagen es proyectada en el sofá de Madrid. Así podemos disfrutar de su (tele)presencia.

 

NEW YORK, Culture Hub, Refest-2014

El espacio de NY se llama Culture Hub, brazo tecnológico de La Mama Umbria,

dedicados fundamentalmente a las artes escénicas. Las 48 horas que dura la obra corresponden con el festival Refest-2014. Nuestro colaboradores allí son Billy Clack, Jesse Ricke y S. O. O’Brien. Para nuestra intervención, han prestado un espacio de La Mama Galleria, de modo que allí se ha montado una instalación, que podrán ver todos los visitantes del Resfest-2014. La instalación consiste en una caja cerrada por una puerta y con un timbre. Al pulsar el timbre, lo oiremos en Madrid, y podremos hablar con ellos a través de un “telefonillo”. Acto seguido, podemos abrir desde Madrid la cerradura de la caja de NY, y los visitantes encontrarán dentro una pantalla en vídeo-conferencia con el salón de Madrid, y tienen un Joystick con el que pueden mover la cámara para inspeccionar un poco nuestro espacio. Además, dentro de la caja deberían encontrar algo para beber y para picar, pues un buen huésped debe ofrecer algo a sus huéspedes. La mesa que sostiene la caja debe estar tapada por un mantel, y bajo el faldón tenemos escondido a nuestro “perro”: un pequeño robot que podemos controlar desde Madrid y hacerle salir y ladrar a los pies de los recién llegados newyorquinos.

Retransmisión y documentación

En el proyecto también ha colaborado desde San Sebastián (España) el artista Jaime de los Ríos, creando una visual interactiva que cambia de color y aspecto según la actividad producida en Twitter durante el evento. Esta visual estará en un monitor en el interior de la chimenea de nuestro apartamento de Madrid, y una cámara estará las 48h emitiendo en streaming esa chimenea (será accesible en la web de INTACT).

Por otro lado, toda la acción será registrada minuto a minuto en una cuenta de

Twitter. Hay tres cámaras fijas que vigilan todo el apartamento de Madrid. Cada vez que un invitado realice una acción vía Twitter (encender una luz, por ejemplo), una cámara sacará una foto y la publicará en Twitter citando al usuario. Además, por sí solas, las cámaras generarán una foto cada minuto y se publicarán igualmente en Twitter. Ello generará un registro continuo de la actividad de este hogar abierto por sus cuatro costados. Y este registro es, claro, el “Diario del Huésped” (accesible también en la web de INTACT).